.

.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Cuestionan labor del Alcalde de Madeán, Bernardino Taquire

Por: Manuel Madueño Ramos

Llegan noticias sumamente alarmantes de la actuación del alcalde del distrito de Madeán, Sr. Bernardino Taquire Villalva, de las filas de “Patria Joven”. Asumió la alcaldía entre bombos y platillos, ganando a los candidatos favoritos, algunos de ellos habían hecho obras e iban por la reelección. Ahora después de once meses de Gestión Pública, no hay obras en concreto, se despilfarra desvergonzadamente los cientos de miles de soles sin ton ni son. La población madeanina, está pensando seriamente plantearles la revocatoria, porque al paso que va, habremos retrocedido veinte años. No habrá ningún adelanto para este distrito que era el ejemplo de los pueblos de la zona sur.

Este alcalde desde hace muchos años tiene su residencia en la ciudad de Cañete. Allí vende residuos de algodón al por mayor a la capital. Arrienda terrenos y los cultiva, para sus productos negociarlas. Y para ganar las elecciones todas las semanas se presentaba en Madeán y dilapidó su dinero en pachamancas, ofreciendo cajas y cajas de cerveza y otras mil cosas en los electores, para que votaran por su partido político. En el distrito se buscó cinco o seis personas de su confianza que hizo la propaganda, con la condición de ser parte del equipo de regidores. Muchos de ellos, de la noche a la mañana se convirtieron flamantes en miembros del Concejo Municipal sin saber leer y escribir bien correctamente. Y aquí vemos los resultados.

Viaje de turismo y matrimonio
Para festejar el triunfo de su candidatura y como agradecimiento a sus electores, fletó un vehículo para llevarse a los regidores y personas que les rodea a la ciudad de Huancayo donde todos festejaron y bailaron al son de la música huanca, comieron y bebieron hasta quedarse dormidos. Después de algunos días de jolgorio, volvieron a la tierra cabizbajos, pero contentos con haber usufructuado el dinero del pueblo. También nos cuentan que celebran con fiestas y pachamancas el cumpleaños de sus regidores y seguidores.

Lo más grave es que celebró su matrimonio en la ciudad de Cañete con su conviviente de años. Para ello asistieron cientos de paisanos, enemigos y amigos. Bailaron al son de tres conjuntos folclóricos. Dicen que se gastó 500 cajas de cerveza, comidas de toda clase y al gusto del paladar. O sea botó la casa por la ventana gastando miles y miles de soles. Esto es un crimen de lesa Madeán, más cuando encontramos en el pueblo, niños que andan descalzo, almuerza su fiambre que llevan que consiste en un poco de cancha de trigo o machka; sin embargo nuestro alcalde dilapida, derrocha el dinero del Estado que concede a los pueblos para mejorar su agricultura, ganadería, en bailes, banquetes, paseos y mil ociosidades. Se ha convertido en un millonario. No podemos quedarnos callados frente a este alcalde, que nada hace por los electores que confiaron en su persona. Las obras que se ejecutaban durante la gestión del Sr. Leonardo Flores Javier han quedado paralizados, los proyectos abandonados a su suerte. Y nadie dice esta boca es mía.

El Sr. Bernardino Taquire, alcalde de Madeán llega una vez a la semana al distrito, porque tiene que atender sus negocios en Cañete. Le interesa un perejil la Municipalidad; mientras tanto sus asesores, trabajadores del Concejo petrifican, existen y sólo vegetan y consumen las ingentes cantidades de dinero del Estado. En otras ocasiones los contratistas, contadores, ingenieros y otros oscuros personajes se aprovechan de su ingenuidad e ignorancia.

No hace mucho tiempo nos sentíamos halagados porque Madeán se había convertido en uno de los distritos que ha avanzado en los trabajos de infraestructura, en su urbanidad, saneamiento, construcción de sus represar, canalización de las acequias de “Yuncaipara”, “Mejorada”, “Chillán” asegurando de esta manera un mejor medio de vida, de una mejor agricultura y ganadería, abundancia de productos alimenticios los inclusive los remanentes eran comercializar en las ciudades de Cañete y Lima.

Esto es una clarinada, una llamada de atención al señor alcalde que todavía piensa de jaranearse, contraer matrimonio. Una vez que ingresó al Concejo distrital de Madeán se acordó que era soltero y era necesario casarse para dar una buena imagen a los que les rodean. Si una persona asume el cargo de la primera autoridad edilicia de un pueblo, la misión debe de cumplirse con sentido de responsabilidad. Los regidores cuyo deber y obligación según la Ley Orgánica de Municipalidades es fiscalizar los ingresos, malversaciones y egresos del Concejo; si no lo hace son cómplices del hurto y un delito penal sancionado por el Código Civil vigente.
Extraído de Gaceta Yauyina

No hay comentarios: