.

.

jueves, 27 de junio de 2013

Mns. Ricardo García y García, Obispo de la Prelatura de Yauyos inaugurará reconstruida Iglesia de Viñac

El Obispo de la Prelatura de Yauyos, Cañete y Huarochirí Mns. Ricardo García y García inaugurará el templo “Santo Toribio de Mogrovejo” el 4 de julio del presente año. En la Colonia, Viñac fue cabeza de Doctrina de la zona sur de Yauyos que perteneció a la Diócesis de Ayacucho y a la Arquidiócesis de Cusco, por esta razón los clérigos llegaban de ese lugar en las Fiestas Patronales, para celebrar la Santa Misa y unir a las personas que vivían en concubinato procreando hijos bastardos, felizmente fue derogada por una ley pero todavía vigente en los EE.UU.
El templo de Viñac era una reliquia invalorable, una joya inapreciable construida en la Colonia a partir de los años de 1575 después de la “Extirpación de Idolatría” que destruyó el adoratorio La ciudad preinka estuvo asentada en “Wiñaqcancha” a media hora del pueblo donde quedan restos de centros ceremoniales, andenes y canales de regadío; los conquistadores ordenaron transportar las piedras talladas para construir el templo “Santiago”. Al ser destruidas la antigua iglesia el 2007 los pobladores se apoderó de ellas haciéndolas desaparecer como recuerdo.
Del nombre de “Wiñaqcancha”, proviene “Wiñaq” que quiere decir que crece. Y con el transcurso de los años lo transformó en el actual nombre: Viñac. Los españoles al fundar la ciudad dejó como evidencia sus rectas calles horizontales y verticales, su templo, su Plaza de Armas y su cabildo ubicado en el lugar donde el maestro Germán Caro Ríos ordenó la construcción del otrora Centro Escolar N° 470, durante el 1° Gobierno del Presidente el Dr. Manuel Prado Ugarteche.
Hoy la iglesia ha vuelto a renacer como el ave fénix de sus cenizas y de nuevo podemos sentirnos orgullosos. La historia nos relata, de sus torres se observó la llegada de las tropas del General español Canterác que huía de Lima con rumbo al valle del Mantaro. En 1834 Luis José de Orbegoso Presidente del Perú organizó en Viñac una guerrilla de 200 hombres, para perseguir a Agustín Gamarra que se levantó en Ayacucho contra el orden jurídico Finalmente en 1882 la llegada de los invasores chilenos, que convirtió el templo como caballeriza de sus animales.
Agradecer a las Madres del Convento de Viñac, especialmente a Sor Susana quien recolectó dinero de todas partes para que la iglesia se haya concluido; de igual manera al Monseñor Ricardo García García, Obispo de la Prelatura de Yauyos, Huarochirí y Cañete. A todos que colaboraron nuestras infinitas gracias.

No hay comentarios: